Notícias

Tu Carpintería de Aluminio

Ventanas de aluminio. El mejor sistema de seguridad para los centros infantiles

Ventanas de aluminio. El mejor sistema de seguridad para los centros infantiles

Si hay unos cerramientos que son resistentes y seguros, esos son los de aluminio. Como carpintería de aluminio sabemos que las ventanas de aluminio en Barcelona pueden convertirse en la opción más segura y resistente para guarderías y colegios, porque resisten arañazos, impactos, cambios de clima y son opciones seguras, ya que no pueden abrirse con facilidad desde el exterior.

Cuentan con un gran beneficio como es el aislamiento térmico, es decir, que mantiene la temperatura en el interior sin dejar que se filtre el frío o el calor del exterior. De este modo, se consigue una temperatura estable y se reduce la posibilidad de que los niños sufran cambios de temperatura repentinos. También proporcionan aislamiento acústico, de modo que hacen que el ruido de la calle no se cuele por completo en el interior de los centros, sino que lo reduce y lo aísla proporcionando tranquilidad, paz y confort en el interior. Es una opción perfecta para guarderías y colegios, porque también son fáciles de limpiar y cuentan con una vida útil de hasta 60 años.

Es aconsejable que en estas estancias los vidrios de las ventanas de aluminio en Barcelona sean laminados o templados, contando también con mecanismos y sistemas de seguridad infantil, para proteger al menor en el caso de que el vidrio se rompa o para que no puedan abrir los cerramientos de aluminio con facilidad. De este modo se evitan muchos accidentes y se consigue una estancia mucho más segura. También existen accesorios como las láminas adhesivas para impedir que los cristales puedan astillarse en caso de rotura.

La mejor opción para los más pequeños

Evitan que se produzca condensación o humedades, porque al ser un material no poroso no permite que el agua se filtre, de modo que es un sistema muy seguro y recomendable para guarderías y centros escolares, ya que reducirán los constipados y los problemas respiratorios de niños que sufran de asma o bronquitis, por ejemplo.

A diferencia de las ventanas de madera, las ventanas de aluminio en Barcelona tienen un recubrimiento natural protector de óxido que evita que tengan que pintarse frecuentemente y que facilita, también, el mantenimiento y la limpieza. Son muy resistentes a los golpes y fuertes impactos, de modo que resulta una opción interesante en un lugar lleno de niños, ya que les encanta experimentar y encontrar los límites.

Gracias a contar con una perfilería más bien estrecha, las ventanas de aluminio en Barcelona ofrecen una gran entrada de luz natural, que se convierte en la mejor medicina para los días de invierno soleados en los que hace frío para salir al exterior del centro infantil, dejando pasar la luz natural y la absorción de vitamina D para los pequeños.